El Impiva duplica el presupuesto para los programas de innovación y desarrollo tecnológico con 58 millones Imprimir
Viernes 25 de Septiembre de 2009 08:37

El Instituto de la Pequeña y Mediana Industria Valenciana (Impiva) ha duplicado en 2009 el presupuesto para los programas de Investigación y Desarrollo Tecnológico. Así, para los programas de I+D grandes empresas, I+D PYME y el programa de creación de empresas de base tecnológica asciende a los 58,5 millones de euros frente a los 28,7 de la convocatoria anterior, informó hoy la Generalitat en un comunicado.

En este sentido, el director general del Impiva, Daniel Moragues, destacó que este incremento "nos ha permitido apoyar 340 proyecto" y apuntó que la innovación y la creación de empresas "son los dos pilares esenciales sobre los que se asienta el dinamismo económico, por tanto, son también los objetivos centrales de atención del centro.

En esta línea el total de iniciativas respaldadas por el Impiva en la convocatoria de 2009 supera el millar, un 48% más que el pasado año, y se prevé que generen 2.200 nuevos puestos de trabajo, la mayoría de ellos de alta cualificación.

Para el titular del Impiva este respaldo "pone de manifiesto la apuesta clara del Consell en el apoyo a las industrias valencianas en un momento de especial dificultad como es el actual".

El número de proyectos de investigación y desarrollo tecnológico aprobados a las pequeñas y medianas empresas asciende a más de 800, un 65% superior a las cifras de 2008, mientras que el presupuesto concedido para ello en este ejercicio triplica al del año anterior hasta alcanzar los 44,5 millones de euros.

Por su parte, el programa de creación de empresas de base tecnológica, con un presupuesto este año que cuadriplica el concedido en 2008, ha permitido respaldar y poner en marcha 41 proyectos de bienes y servicios diferenciados, de alto valor añadido y con un componente de I+D elevado.

Estos proyectos están desarrollados por empresas con un gran potencial para impulsar el crecimiento económico, que desempeñan un papel fundamental en la diversificación del tejido empresarial, y que contribuyen poderosamente a mejorar la productividad y la competitividad del conjunto del sistema productivo.